La isla de los sentimientos.
 
La Cruz.
El Tren Equivocado.
¿Como arreglar al Mundo?
No juzgues apresuradamente.
La Supertienda.
Todas tus lagrimas y toda tu sangre.
El poder del sacrificio.
El Equipo del Señor.
El Valor de la unidad.
La Golondrina
Gúliver y Los Liliputenses.
Ojos Magicos.
Otro ha Fallecido.
Papi, prestame cinco dolares.
Tres Jovenes.
¿Que diran de mi?
“El secreto de las águilas”
Lo que Yo podria hacer.
“El Aguila”
La isla de los sentimientos.
Una Caja de Besos.
La Televicion.
Clavos de Coraje.
El Conejo y el Perro
La historia del Burro
El Barbero
EL COFRE DE VIDRIO ROTO
El Fabricante de Lápices...
EL TURISTA Y EL SABIO
El Elefante Encadenado
Quitate la Capa
¿Quien Gana la Carrera?
El Profesor que reto a sus estudiantes.
Granos de Cafe.
La isla de los sentimientos.

Era una vez una isla donde habitaban todos los sentimientos, la alegría, la tristeza y mucho mas, incluyendo el amor. Un dia se les aviso a los moradores que la isla se iba a hundir. Todos los sentimientos se apresuraron a salir de la isla, tomaron sus barcos y partieron, pero el amor se quedo porque quería estar un rato mas con la isla que tanto amaba antes de que se hundiese.
Al fin ya casi ahogado, el amor comenzó a pedir ayuda. En ese momento venia la riqueza y el amor dijo:
-Riqueza, llévame contigo.
-No puedo, hay mucho oro y plata en mi barco, no tengo espacio para ti. Le pidió ayuda a la vanidad, que también venia pasando.
-Vanidad por favor, ayúdame.
-No te puedo ayudar amor, tu estas todo mojado y vas a arruinar mi barca nueva. Entonces el amor le pidió ayuda a la tristeza.
-Tristeza, ¿me dejas ir contigo?
-Ay amor, estoy tan triste que prefiero ir solita. También paso la alegría, pero iba tan alegre que ni escucho al amor llamar. Desesperado el amor, comenzó a llorar; ahí fue cuando una voz le llamo:
-Ven amor, yo te llevo. Era un viejito, pero el amor estaba tan feliz que se le olvido preguntar su nombre.
Al legar a tierra firme, el amor le pregunta a la sabiduría:
-Sabiduría, ¿quién era el viejito que me trajo hasta aquí? La sabiduría le respondió:
-El tiempo.
-¿El tiempo? ¿Pero por que solo el tiempo me quizo traer?
-La sabiduría respondió:
-Porque solo el tiempo es capaz de ayudar y entender a un gran amor.