Tres Jovenes.
 
La Cruz.
El Tren Equivocado.
¿Como arreglar al Mundo?
No juzgues apresuradamente.
La Supertienda.
Todas tus lagrimas y toda tu sangre.
El poder del sacrificio.
El Equipo del Señor.
El Valor de la unidad.
La Golondrina
Gúliver y Los Liliputenses.
Ojos Magicos.
Otro ha Fallecido.
Papi, prestame cinco dolares.
Tres Jovenes.
¿Que diran de mi?
“El secreto de las águilas”
Lo que Yo podria hacer.
“El Aguila”
La isla de los sentimientos.
Una Caja de Besos.
La Televicion.
Clavos de Coraje.
El Conejo y el Perro
La historia del Burro
El Barbero
EL COFRE DE VIDRIO ROTO
El Fabricante de Lápices...
EL TURISTA Y EL SABIO
El Elefante Encadenado
Quitate la Capa
¿Quien Gana la Carrera?
El Profesor que reto a sus estudiantes.
Granos de Cafe.
Tres Jovenes.

Habían tres jóvenes que fueron llamados a llevar la palabra de Dios a Roma. Estos jóvenes fueron a Roma y predicaban la palabra. Un día los llevaron a los gobernadores del país y los mismos les dijeron a ellos que negaran a su Dios o los castigaban, encerrándolos en una especie de piscina de agua fría. Ellos dijeron que no lo iban a negar y los echaron a la piscina. Transcurrió una semana y ellos estaban aún allí, con frío y sin haber comido nada y mutuamente se animaban unos a otros para lograr perseverar y tenían la fe de que el Señor les iba a ayudar.
Al transcurrir la segunda semana, uno de ellos le dijo a los otros: "¡Ya no puedo más! Dios nos ha abandonado ya que todavía permanecemos aquí. Tengo hambre, frío y sin esperanza ninguna. ¡Quiero salir de aquí!" Los compañeros trataron de darle ánimo para que no desmayase, pero fue en vano. El muchacho le pidió al carcelero que abriera la reja porque quería salir de allí y el carcelero le preguntó: "¿Está usted seguro de que quiere salir y que va a negar a su Dios?" El respondió: "Sí". Nuevamente, el carcelero le preguntó, "¿Estás seguro de que quieres salir y que vas a negar a tu dios?" El respondió, "Sí, voy a negar a mi Dios"> El carcelero le dejó salir y le dijo que se cambiara la ropa mojada por una seca de las que habían allí y que le diera su ropa para el ponérsela porque iba a entrar en la piscina para tomar su lugar. El joven le preguntó, "¿Por qué quieres mi lugar?" el respondió, "Porque yo vi a vuestro Dios cuando bajó a vosotros y les colocó una corona. Por esta razón es que deseo tomar tu lugar" .
¿Qué significa esto? El que persevera en la fe y en la doctrina, el que sirve a Cristo y permanece en él, a pesar de los obstáculos que surjan, recibe la corona de vida eterna. Amigo, tú que escuchas hoy, te exhorto a que no dejes a tu alma desmayar y que luches junto con Cristo para que obtengas la vida eterna. Cristo nunca nos deja. El nos ama y quiere lo mejor para nosotros. Amigo, tú que estás perdido, busca a Cristo y reconcíliate.
Recordemos el versículo que dice: " No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana, pero fiel es Dios que no os dejará ser tentados más de lo que podáis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida para que podáis soportar (1 Cor. 10:13).
El Señor siempre está con nosotros. Recuerda: "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece" (Fil. 4:13) El Señor nos ama y quiere lo mejor para nosotros. Hermano y amigo, si ahora estás perdido, contrariado, en pruebas; lucha con Cristo en tu alma y en tu corazón. Haz como estos dos jóvenes que perseveraron hasta el fin para lograr lo que Dios les dio, la corona de la vida eterna. Hay muchas tentaciones y muchas cosas mundanas que nos arrastran, pero fiel es Dios que nunca nos dejará.
Ten a Cristo siempre en tu alma y en tu pensamiento. Lucha y ten fe porque con Cristo todo se puede. Inténtalo y triunfarás y alcanzarás la corona de vida eterna para morar juntamente con Cristo.