Gúliver y Los Liliputenses.
 
La Cruz.
El Tren Equivocado.
¿Como arreglar al Mundo?
No juzgues apresuradamente.
La Supertienda.
Todas tus lagrimas y toda tu sangre.
El poder del sacrificio.
El Equipo del Señor.
El Valor de la unidad.
La Golondrina
Gúliver y Los Liliputenses.
Ojos Magicos.
Otro ha Fallecido.
Papi, prestame cinco dolares.
Tres Jovenes.
¿Que diran de mi?
“El secreto de las águilas”
Lo que Yo podria hacer.
“El Aguila”
La isla de los sentimientos.
Una Caja de Besos.
La Televicion.
Clavos de Coraje.
El Conejo y el Perro
La historia del Burro
El Barbero
EL COFRE DE VIDRIO ROTO
El Fabricante de Lápices...
EL TURISTA Y EL SABIO
El Elefante Encadenado
Quitate la Capa
¿Quien Gana la Carrera?
El Profesor que reto a sus estudiantes.
Granos de Cafe.
Gúliver y Los Liliputenses.

¿Cuántos conocen el cuento de Gúliver y los liliputenses? En sus viajes, Gúliver llega a la tierra de los liliputenses quienes medían sólo quince centímetros de alto. Cansado, Gúliver se acuesta en un pasto y se duerme. Al acercarse los liliputenses minúsculos, se sorprenden al descubrir un ser tan enorme y no tardan en concebir e implementar un plan de amarrar al "gigante" Gúliver con soguitas y estaquitas. Al despertar Gúliver, no puede moverse. Efectivamente, la gente diminuta, usando cosas diminutas, lo habían inmovilizado. ¡Qué situación más ridícula y embarazosa!
En la iglesia del Señor, a veces la gente de poca estatura espiritual, "inmoviliza" con sus cosas diminutas al obrero del Señor, mayormente cuando el obrero se duerme en medio de ellos. Esa "gente minúscula" con sus "cosas diminutas" anula las fuerzas del obrero, poniéndolo en ridículo frente a la iglesia y al mundo. ¡Qué situación más embarazosa para el obrero!
El mundo está lleno de "Liliputenses" que se empeñan en atarnos. Si se lo permitimos, nos atarán con infinidad de ligaduras insignificantes y débiles pero que unidas y enlazadas, virtualmente nos inmovilizan en cuanto a realizar las obras importantes del Reino.
Hermano, cuidado que no le reduzcan a Liliputense.