La Golondrina
 
La Cruz.
El Tren Equivocado.
¿Como arreglar al Mundo?
No juzgues apresuradamente.
La Supertienda.
Todas tus lagrimas y toda tu sangre.
El poder del sacrificio.
El Equipo del Señor.
El Valor de la unidad.
La Golondrina
Gúliver y Los Liliputenses.
Ojos Magicos.
Otro ha Fallecido.
Papi, prestame cinco dolares.
Tres Jovenes.
¿Que diran de mi?
“El secreto de las águilas”
Lo que Yo podria hacer.
“El Aguila”
La isla de los sentimientos.
Una Caja de Besos.
La Televicion.
Clavos de Coraje.
El Conejo y el Perro
La historia del Burro
El Barbero
EL COFRE DE VIDRIO ROTO
El Fabricante de Lápices...
EL TURISTA Y EL SABIO
El Elefante Encadenado
Quitate la Capa
¿Quien Gana la Carrera?
El Profesor que reto a sus estudiantes.
Granos de Cafe.
La Golondrina

Una golondrina que cantaba muy alto en un árbol del bosque, vio a un hombre que caminaba con una cajita negra misteriosa. Bajando la golondrina hasta pararse en el hombro del señor, le preguntó "¿Qué tienes en la cajita negra?" "Gusanos" contestó el señor. "¿A cómo son?" preguntó la golondrina. "Muy buen precio. Solamente te cuesta una pluma".
La golondrina pensaba dentro de sí, "Debo tener como un millón y la mayoría son chiquititas. Seguramente una pluma no me hace falta. Aquí tengo la oportunidad de comer sin trabajar". Buscando la pluma más chiquita, la haló, cerrando los ojos por el dolor. Pero al comer el gusano gordito se olvidó del dolor y pronto estaba alto en los ganchos del árbol cantando tan bellamente como antes.
El día siguiente volvió a ver el mismo hombre caminando por la bosque con la cajita negra y una vez más cambió una plumita por un gusano. Pensaba la golondrina, "¡Qué buena vida! ¡Y sin trabajar!"
Y así fue por muchos días. Cada vez que se sacaba una pluma, menos le dolía, pero con más dificultad volaba. Al tiempo ya no podía alcanzar la parte más alta del árbol. El hombre con la cajita negra ya no venía porque ya no le quedaban más plumas para negociar por gusanos. Ahora le daba trabajo conseguir comida para vivir y ya no cantaba, avergonzada de su condición.
Amigo lector, así son los malos hábitos y los vicios. Se apoderan de nosotros. Son dolorosos al principio pero al tiempo son fáciles, hasta que nos roban de la habilidad de volar y cantar.